Si la radio n’apparaît pas, c’est que vous n’avez pas installé Flash ou que votre version n’est pas à jour. Vous devez également activer Javascript.

Radio ›› Soshin
Soshin
Soshin (2003), 7m33s [extrait]
Piste 1 de Soshin
CD: Ambiances Magnétiques (2003) AM 113
11 janvier 2007
Par Mike Chamberlain in Hour (Québec), 11 janvier 2007

Texte

Musicians in Montréal’s Ambiances Magnétiques orbit have historically been musical adventurers unconstrained by considerations of style (or the possibility of fame and fortune).

Guitarist Antoine Berthiaume is a relative newcomer to that circle, at least as far as recorded output goes. He has put out three albums in the last couple of years, but even within that number, one gets a sense of an artist committed to wide-ranging explorations.

Over the years he has benefited from the inspiration of the likes of Derek Bailey, Fred Frith, Jean Derome and especially Pierre Tanguay.

”Montréal is open in terms of so many things. I’ve been able to play with many older musicians just by calling them. Pierre Tanguay is the one who led me to so many different kinds of music. I started playing with him when I was about 19,” says the 29-year-old. “He got me into René Lussier, Jean Derome, Joane Hétu and Derek Bailey… That was how I ended up meeting Derek Bailey and doing my first CD,” he says, referring to Soshin, a set of improvised duos with Bailey and Frith.

Since then, Berthiaume has issued Leaves and Snows with Quentin Sirjacq and Norman Teale, as well as Ellen’s Bar with Michel Donato and Tanguay, pretty much a straight-up jazz outing.

Berthiaume prefers not to dwell on projects once they’re done, so it’s not surprising that he has three very different CD releases planned for 2007: Rodéoscopique, which he describes as folk/avant-garde/western; PantyTron, a duet with MaryClare Brzytwa from California on guitar, flute and electronics; and guitar duets with Elliott Sharp coming in September.

Next week you can catch Berthiaume in two settings. At Casa del Popolo he’s playing with drummer Robbie Kuster and bassist Morgan Moore (“It’s kind of jazz and rock, and it’ll be loud”), and after that he’s at Divan Orange with Donato and Tanguay.

blogue@press-3210 press@3210
9 octobre 2006
Par Lech Borowiec in Diapazon (Pologne), 9 octobre 2006

Coupure de presse

blogue@press-3547 press@3547
1 juillet 2004
Par Nate Dorward in Coda Magazine #316 (Canada), 1 juillet 2004

Texte

«It’s highly evocative music, the kind you can float away in if you’re in the right mood.»

The title track of Soshin, the first release by Montréal guitarist Berthiaume, is a solo piece composed in collaboration with Denis Gougeon. Beginning as a languorously paced collage, it gradually draws the listener into a hazy, throbbing electronic soundscape: the effect is rather like getting sucked into a computer’s innards. The rest of the album is devoted to improvised duets with two veteran guitarists. The encounter with Derek Bailey is brief and rather slight - there simply isn’t much common ground between Bailey’s briskly acerbic style and Berthiaume’s dreamy, unhurried playing. (Another track from the same session has been released on the Incus CD-ROM compilation Visitors Book). The meat of the album is the three encounters with Fred Frith: big, droning soundscapes that spread out as far as the eye can see, interrupted by the occasional outcrop of sonic violence (most notably on Wolf’s Wood, whose opening minutes sound like a junkyard combat between a bedspring and an autoharp). It’s highly evocative music, the kind you can float away in if you’re in the right mood.

blogue@press-2551 press@2551
1 mai 2004
Par Stanley Péan in Radio-Canada: Guide culturel (Québec), 1 mai 2004

Texte

«Berthiaume et ses interlocuteurs, qui n’ont visiblement pas froid aux yeux, signent ici un disque audacieux, exigeant, qui nous oblige à revoir nos idées sur la musique improvisée.»

Même s’il a tout juste franchi le cap des 25 ans, le guitariste et compositeur Antoine Berthiaume peut s’enorgueillir d’une feuille de route impressionnante. Très actif sur la scène du jazz expérimental, il a fait ses premières armes auprès de nombreuses stars locales (Michel Donato, Pierre Tanguay, Michel F Côté, Tim Brady, etc.). Ce printemps, paraissait Soshin, son premier CD où il mesure ses talents d’improvisateur à ceux de Fred Frith et Derek Bailey. Rien de moins.

Conversations et explorations

Que d’éminentes figures de l’exploration musicale comme Frith et Bailey se soient prêtées de bonne grâce à l’aventure que leur proposait Berthiaume en dit long sur la considération qu’ils ont pour leur émule et cadet. Le format ici est on ne peut plus simple, mais combien propice à la découverte d’espaces sonores inouïs. Après la pièce éponyme, coécrite avec Denis Gougeon mais jouée en solo par le jeune virtuose, l’album enchaîne trois pièces complètement improvisées en duo avec Frith et deux autres avec Bailey.

Climat d’étrangeté

Il se dégage de ces dialogues guitaristiques un climat d’étrangeté et de dépaysement assez séduisant à l’oreille de l’amateur de sonorités inouïes. Si la première pièce rappelle par moment la musique japonaise, la suite propose un amalgame déroutant d’échos de jazz, de flamenco, de rock, de blues, d’électro-acoustique et j’en passe, qui ne laisse de côté aucune des inépuisables possibilités de l’instrument.

Pour oreilles averties

Est-ce bien du jazz? se demanderont les auditeurs, plus attachés à une conception très stricte de cette forme musicale. La question reste purement rhétorique et on laissera aux puristes le soin d’en débattre. Contentons-nous de dire que Berthiaume et ses interlocuteurs, qui n’ont visiblement pas froid aux yeux, signent ici un disque audacieux, exigeant, qui nous oblige à revoir nos idées sur la musique improvisée. Pour oreilles averties…

Soshin, Antoine Berthiaume avec Derek Bailey, Fred Frith, Ambiances magnétiques.

blogue@press-2503 press@2503
22 mars 2004
Par MPH in Zookeeper Online (ÉU), 22 mars 2004

Texte

«Good stuff.»

A collection of mostly improvised guitar duets that range from abstract wanderings to busy pointed interactions. Berthiaume is a 24 year old guitar player from Montréal and he’s the driving force that made this disc happen. His playing tends to be minimal, lots of extended techniques, and effected with lots of non-guitar-like sounds.

1. Berthiaume solo, well sort of, he’s multi-tracked. Lots of ambient guitar playing with drawn out notes which sound as if they are bowed. I thought the most interesting part of the track was when he was picking somewhat normally over his bowed drawn out notes. The track stays slow and patient most of the time.

**2. Frith and Berthiaume on this track. They start out getting some very unique sounds out of their guitars. At times pretty and not sounding like a guitar. More bowed pitch bending. One of them suddenly starts playing a picked slightly bluesy sort of way and it works really well.

3. Even further out in terms of the sounds they get from their guitars. This track on one hand is more aggressive but on the other more minimal. At one point I thought I was listening to experimental electronic music, not guitars and at another point, because of more bowing they sounded like horns. The track is very long and goes through a lot of changes.

4. Bailey and Berthiaume. I had a feeling these two styles of playing would have a difficult time playing together. Bailey does his usual out, acoustic sounding individual note improv which has little connection to most other music. Berthiaume speeds up his abstractness and sounds like he spends half the track just trying to keep up. That said, there is a nice conversation between the two during a good portion of the track. Gee, staccato plucking that creates a more European improv sound. Surprise surprise.

**5. Frith and Berthiaume. Probably the furthest out track. All sorts of scratching, percussion, bending and crackling noises come from the two guitars. Prickly and tense. There is such a connection between the two players here that you tell me who makes what sounds.

6. Bailey and Berthiaume. Short, quiet, and percussive.

Good stuff.

blogue@press-2434 press@2434
1 février 2004

Texte

No es por ponernos en plan moral, pero descubrir a jóvenes con un gran talento natural es algo que nos devuelve la confianza hacia las nuevas generaciones. No es fácil ni ellos lo tienen igual, pero de tanto en tanto surge la chispa. Esto sucede con Antoine Berthiaume, un joven compositor e improvisador canadiense que se da a conocer de una forma un tanto arriesgada: un disco con duetos con dos maestros de la guitarra improvisada como son Derek Bailey y Fred Firth (Soshin Ambiances Magnétiques 2003). La apuesta es arriesgada y Berthiaume sale, no solo indemne, sino reforzado. Tamaño apadrinamiento hace que su nombre este presente entre los aficionados y que sea una referencia para la exploración de nuevas formas de ver la improvisación en el futuro.

No nos hemos querido perder la ocasión de poder entablar una conversación con él, para saber de primera mano cosas referentes a su carrera, su forma de ver la música y otras cosas.

1 - Nacistes en 1977, en Montréal, por lo tanto solo tienes 26 años. Mucha gente, a esta edad cuando se le habla de escuchar o hacer música, piensa en el rock. ¿Que crees que tiene la improvisación y la composición contemporánea que no tenga el rock?

1 - Creo que la mayoría de la gente de mi edad escucha música electrónica, rock, pop y temas comerciales porque éstos son los únicos que se les presentan. La gente no se interesa por lo otro porque no hacen el esfuerzo de conocer lo que sobresale de lo inmediatamente accesible. Lo más común es que sean los músicos mismos, a lo largo de sus trabajos propios, que hallan nuevos estilos musicales. La realidad es que la música hoy en día es el arte de divertir y mucha gente no sabe si quiera que hay música que tiene otros motivos u otras metas que el puro gozar. Improvisar tiene todo lo que la música comercial no ofrece: lo espontáneo, el rechazo a la mediocridad y la facilidad, la sorpresa, la novedad, las ideas. El fenómeno de la repetición casi no existe en la improvisación, mientras que la música comercial esta más bien producida de manera automatizada a partir de un mismo modelo de base. Resulta que las producciones llegan a estar vacías de contenido, cuyo vacío es rellenado por el cambio de una personalidad pop por otra nueva, en un esquema repetitivo de remplazamiento en el cual el cantante representa una imagen que es sometida a los caprichos de la moda. Antes eran los artistas quienes determinaban las tendencias; hoy en día son las empresas. Creo que lo que separa las nuevas artes ( música contemporánea e improvisación ) es que éstas pertenecen a los músicos más que a las masas.

2 - ¿La guitarra siempre ha sido tu instrumento? ¿La acústica, española o eléctrica?

2 - Toco las tres. Empecé a los 15 años con una guitarra española que pertenecía a mi madre. Luego, a los 17 años, intenté entrar al Conservatorio de Música de Montréal pero no lo conseguí en buena parte porque estaba demasiado tenso frente a la presión de tal audición. Fue solamente más tarde que estudié la guitarra jazz en mis estudios preuniversitarios. Volví a interesarme por la guitarra española muy recientemente con mi participación en el grupo L’hexacorde (www.hexacorde.com, sacaremos un disco con DAME el año próximo). En este grupo tocamos temas de Cage, Ligeti, Xenakis, Bartok, y otros. Claro que la guitarra eléctrica jazz sigue siendo mi primer instrumento, pero siempre he tocado con los dedos de la mano derecha así que la adaptación no es demasiado difícil.

3 - Has estudiado y aprendido de maestros como Neil Smolar, Lorne Lofsky o Mordy Ferber, entre otros. ¿Como crees que te ha influido sus enseñanzas a la hora de crear tu propia música?

3 - Estos profesores me han influido sobretodo en mi manera de ver el jazz. Con la música improvisada, he aprendido de improvisadores como Jean Derome, René Lussier y Pierre Tanguay, que no son todos guitarristas. En cuanto a lo que es escribir música, principalmente me sirvo de lo que he aprendido de mis profesores de composición (Michel Longtin, Denis Gougeon, Michel Smith, José Évangelista). Ellos me han enseñado casi todo lo que se ha hecho en la música contemporánea en el siglo veinte y por eso les debo muchísimo, e intento agradecérselo en cada ocasión.

4 - Todas estas enseñanzas te llevaron a tener un Master en composición contemporánea, concretamente en la Universidad de Montréal. ¿Como es aplicable la composición cuando se realiza improvisación ¿Es tan solo una cosa técnica?

4 - Aprendí muchísimo en la universidad, mucho más de lo que pensaba en los principios. En estos momentos estoy trabajando en una transposición de improvisaciones de Bailey para orquesta de 15 miembros. Me sirvo de un solo que hizo él para crear una pieza que durará entre diez y doce minutos. Mi escritura esta influida, totalmente, por la escuela de Messiaen, Webern, y la música espectral, entre otros. Trabajaré próximamente sobre la música improvisada desde el punto de vista de la música folklórica. Charles Ives cogía músicas folk americana y se inspiraba de ella para componer temas para orquesta. Quisiera realizar algo semejante pero con solos de grandes improvisadores. Es un poco una manera de inmortalizar sus improvisaciones.

5 - Por lo que muchos músicos me han dicho, el hecho de hacer jazz moderno no quiere decir que se abandone uno de los principios principales del jazz: la improvisación y la creatividad instantánea. ¿Tienes alguna forma especial para poder canalizar la creatividad que te surge cuando estas en plena interpretación de cualquier tema o, simplemente, dejas que esta creatividad surja libremente?

5 - Es verdad que uno todavía puede hacer jazz y también incluirse en la tradición. El jazz es, en efecto, una música que tiene una larga historia y mucha tradición, pero su mayor tradición característica es siempre hacerse nueva a partir de estas raíces. El jazz supone el respeto y el entendimiento de lo anterior, ya sea el bebop o el free jazz, para ir hacia adelante. Por el contrario, la música improvisada no puede enseñarse académicamente. Solamente es escuchándola y comunicándola con otros músicos que uno puede llegar a participar a su desarrollo. Aunque sea muy intuitiva, la música improvisada necesita mucha disciplina. Siempre hay que estar atento, estar al loro, y esto es algo que no se encuentra en el jazz: no se puede practicar y ensayar la improvisación como se hace en el jazz. Recientemente hice un concierto solo y tuve que construir un plan bastante detallado de lo que iba a tocar, de modo que pudiera establecer alguna línea directora en el seguimiento de las ideas musicales que quería explorar durante el concierto. Por el contrario, cuando se trata de tocar e improvisar en dúo, o en trío, uno no se puede preparar verdaderamente, y es cuestión entonces de estar atento a lo que hacen los otros y de actuar en el buen momento.

6 - Creo que una fecha importante en tu carrera como músico fue la primera vez que estuvisteis con Derek Bailey, concretamente en Febrero de 2001. ¿Como recuerdas ese encuentro?

6 - La primera vez que vi a Derek, tuve la suerte de verle en concierto con Konk Pack en la October Gallery de Londres. Luego me encontré con él de manera informal en su casa. Había traído mi guitarra pensando tocar con él pero nuestra conversación fue muy larga y la ocasión no se presentó. Aprendí mucho en este primer encuentro, y aún más en el segundo, un año más tarde, en el cuál hicimos finalmente aquella sesión que habíamos preparado el año anterior. He conocido muy pocos músicos tan curiosos y generosos como Derek. Cada momento es memorable en su presencia. Su ser es tan fuerte, que uno puede creerse ser testigo de una ceremonia de importancia por el simple hecho de estar en su compañía.

7 - Soshin, tu primer disco, se ha creado en un espacio de tiempo bastante amplio, concretamente desde Agosto de 2001 hasta Marzo de 2003. ¿Estos espacios de tiempo hicieron cambiar algo de lo que tenias pensado hacer en un principio?.

7 - No. La idea original era el encuentro de dos maestros de la música actual, como la llamamos en Montréal. El disco refleja mi evolución personal, y en este sentido, no puedo verlo como otra cosa que un éxito. No podría haber tocado "mejor" o estar mejor preparado. Estos encuentros llegaron a punto en mi vida… claro que ahora estoy mucho más maduro como músico que entonces, pero esto no es la cuestión. La idea no es de esperar a que uno este plenamente listo sino hacerlo mientras todavía esta a tiempo.

8 - Otro de los invitados junto a Bailey en Soshin es Fred Firth. Firth tiene una carrera y un estilo tocando la guitarra muy distinto al de Bailey, aparte de que es más joven. ¿Sentistes más afinidad con Firth que con Bailey, por el hecho de que Bailey es una figura que inspira respeto?

8 - Creo que Frith merece y consigue tanto respeto como Bailey. Ambos son emblemas extremamente importantes del mundo de la improvisación. Tengo correspondencia bastante regular con Derek, que vive estos días en Barcelona, pero desafortunadamente no he tenido la suerte de conocer a Frith personalmente. Tendré la oportunidad de volver a verle porque iré a California el año próximo. Siempre he tocado con músicos de generaciones diferentes y creo que es muy importante conocer lo que se ha hecho anteriormente por sus creadores.

9 - El tema que abre el disco y que lleva el nombre del disco Soshin, es el único tema compuesto y es un tema en el que tu tocas solo. También hay que decir que es muy distinto a los otros. ¿Porque decidisteis grabar este tema solo en vez de realizar otro dúo con Bailey o Firth?

9 - Necesitaba hacer una pieza solo en el disco, como proponiendo una respuesta a los encuentros que lo componen. Por una necesidad de afirmarme. Primero quería hacer un solo, pero me di cuenta que sería mala idea de juntarme ¡y por lo tanto compararme! con los otros dos. Decidí presentar la pieza en la cual estaba trabajando en el momento de la producción del disco. El tema Soshin también es paralelo entre la composición y la música improvisada. Ahora que ya hace tiempo de ello, creo que hubiera sido mejor hacer un solo, pero bueno… ¡ya es cosa hecha, no!

10 - Alguién podría decirte que Soshin es un disco de un joven músico que trata de ponerse a la altura de sus maestros y que, por lo tanto, abra que esperar a tus próximos proyectos, donde tendrás que demostrar tu solo tus cualidades. ¿Que piensas sobre esto?

10 - De alguna manera, sí que se podría decir. En Soshin, soy yo el estudiante: me dejo llevar por los otros dos sin verdaderamente retenerme o tomar la iniciativa. Con Bailey, correspondo a su juego, y lo mismo pasa con Frith. Pero creo que aún he podido dejarles espacio suficiente para permitir una verdadera conversación, un dialogo más que un monologo repetido. Sin embargo, nunca trataría de subirme a su nivel y suponer que el dialogo es entre iguales. Claro está que la cuestión no era esa. Ambos son emblemas de la música improvisada, que es la esfera musical a la cuál dedico el 25% de mis actividades musicales…

11 - Aunque en Soshin toques con 2 músicos más, el hecho es que es un disco donde solo esta presente un instrumento, que es la guitarra. ¿Has colaborado o piensas grabar con un grupo donde hayan diferentes instrumentos?

11 - Si, claro está. Estos días trabajo en varios proyectos. Toco en trío con Pierre Tanguay, batería, y Michel Donato, base. Son composiciones más bien jazz y también tengo varios otros grupos con los cuales quiero grabar. Otro grupo, Rodéoscopique, incluye Michel F Côté, Jean René y otros más, se interesa a la música folk/western.

12 - ¿Cambia mucho el punto de vista de la creación musical por el hecho de tocar con personas, instrumentos y tonalidades distintas?

12 - Si, de manera muy importante. Fred y Derek han hecho pocas sesiones en dúos de guitarra; es una combinación de instrumentos difícil de manejar. Fred grabó con Lussier, Chadbourne… con su Guitar Quartet. Pero normalmente se hace con instrumentos diferentes. La tendencia a imitar es mayor cuando un guitarrista toca con otros guitarristas. La razón por la cuál las cosas fueron bien con Fred y Derek es precisamente que todo estaba claro: you are the master, I am the disciple.

13 - El disco ha sido editado por Ambiances Magnétiques. ¿Te gusta el resultado final del disco?

13 - Como dije, no podría estar más contento con el resultado.

14 - ¿Que cosas tienes planeadas para el futuro?

14 - Terminar mi beca. Irme a San Fransisco y al Mills College para encontrarme con Frith para que me ayude en mi búsqueda y mis trabajos. Grabar discos… lo más posibles. Hacer espectáculos fuera de Montréal, por el momento no he podido promocionarme fuera del país, excepto en Londres. Irme a Nueva York por un momento, y continuar estudiando y practicar. Encontrar a la mujer de mi vida, y tener niños también.

blogue@press-2336 press@2336